Make your own free website on Tripod.com

 

Columnas

 

Arcano Político

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

 

Perdedor

Nacido para perder. Así es el señor López Obrador. Un breve recuento: Como dirigente del PRI tabasqueño, candidato a gobernador de Tabasco, delegado del PRD en Michoacán, candidato presidencial y ante sí mismo al fracasar en impedir la transmisión de poderes. Así se perdió toda oportunidad electoral de la izquierda.

Empecinado en la inútil idea de ser presidente Legítimo y a la sombra, el autor del himno priísta se convierte así en el máximo traidor de su partido, al anteponer un capricho personal al trabajo organizado de 12 años del PRD para abanderar las causas nacionales y preparar el acceso pacífico de la izquierda al poder.

Lo más grave, empero, es que su actuación abrió un abismo entre su partido y los electores, lo que reduce la legítima representación de los 146 legisladores perredistas de los intereses de los mexicanos, para reducirlos a sumisos empleados del tabasqueño que semeja un rey enano, incapaz de ver el bosque y entrampado en las ramas de un árbol.

Ni como estratega sirve. Madrugados por los panistas, los legisladores perredistas perdieron el tiempo en intentar recuperar la tribuna y como vándalos se atrincheraron en 5 de 6 accesos al salón de Plenos de la Cámara de Diputados. Soslayaron la importante puerta detrás de la tribuna y que conduce directamente a los estacionamientos.

La cara de frustración de Carlos Navarrete lo resume todo. Al margen de discursos que intenten desacreditar los hechos. Así fue también, en la manifiesta incapacidad de probar ante los tribunales el supuesto fraude electoral y en su desesperación acudir a los adjetivos calificativos que desahogan el resentimiento sin el mínimo resultado jurídico.

Agotó su capital de víctima del sistema en donde cobrará su exacta dimensión la extorsión de René Bejarano a un empresario argentino que fue encarcelado, de la ola de secuestros con olor a operativos policíacos, de proteger a los delincuentes y perseguir a las víctimas, de los cuotas a proveedores, incluida la fianza a los artistas para trabajar.

Es la hora de exigir cuentas de obras fastuosas y millonarias que no van a ningún lado, de saber el destino de presupuestos destinados al culto a la personalidad del déspota que ejerció el nepotismo al apropiarse de un partido por medio de la traición a los que le tendieron la mano creyendo en una supuesta honestidad valiente.

Ardua tarea para la izquierda nacional. Recuperar, primero, su partido. Y cuesta arriba, deslindarse del agitador tabasqueño de palabra dura y que diluyó el 10% de ventaja en la campaña presidencial. Observar que al igual al tiempo de 1906, México no está preparado para la Revolución, pero debe organizarse para reducir el costo de sangre.

Claudicar de esta responsabilidad, además de abonar al trabajo político del PRI que se solaza del espectáculo deplorable del México bárbaro en el Poder Legislativo, aumenta el potencial número de víctimas en la administración conservadora que si bien logró legalizarse al asumir con rigor constitucional la Presidencia, su destino es irrenunciable.

No se trata de calificar como bueno o malo al panista Felipe Calderón. Sino del origen del partido en 1939 para enfrentar los programas sociales del general Lázaro Cárdenas. Un partido controlado por la derecha ultramontana y su identificación con la genuflexión al imperio de las transnacionales que han sido bendecidas por el clero político.

Un partido mimado y protegido por los tecnócratas del PRI que gobernaron de 82 al 2000 con las propuestas panistas, según el Jefe Diego, para entregarle al poder por decreto zedillista a favor del bipolar ex gerente de una embotelladora transnacional y que hoy, el partido, gustoso acepta su papel de segundón, este sí en la sombra, y alcahuete.

Es previsible, entonces, que se agudicen las contradicciones económicas al imponer las fórmulas del Consenso de Washington a favor del imperio y repartidor del hambre.

À

Correo: :altuzar@arcanorevista.com

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.