Make your own free website on Tripod.com

 

Columnas

 

Arcano Político

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

 

Asunción

Asumirá hoy la Presidencia el panista michoacano Felipe Calderón, se espera, ante el Congreso de la Unión. “A como de lugar”, según la consigna del PAN. La forma es un misterio ante la incapacidad política y ausencia de operadores para desactivar el desafío del PRD: Impedir la ceremonia. Es un mal inicio.

Exacerbados los ánimos en conatos de pleitos callejeros entre diputados federales del blanquiazul y del sol azteca en la disputan de la otrora Máxima Tribuna de la Nación a 70 horas del inicio de sesiones de hoy a las 9 horas, el 3 veces perdedor Santiago Creel cerró  cualquier posibilidad de diálogo del PAN.

Con el aderezo de que el señor Vicente Fox bajo el sofisma de cumplir la ley que ignoró en todo su sexenio, asistirá al Congreso de la Unión para entregar la investidura que nunca comprendió y menos ejerció, se contaminó el clima interno del Palacio Legislativo y bien haría en enfermarse y viajar, ahora sí, a Australia.

Debe considerarse que en ningún artículo constitucional se ordena la obligación de entregar la banda presidencial. Es tajante el artículo 83 constitucional: El Presidente entrará a ejercer su encargo el 1º de diciembre y durará en él seis años. El ritual de la sucesión instituyó extra constitucionalmente la entrega de la banda al Congreso para que invista al sucesor.

En cambio, la unción presidencial, sí exige en el artículo 87 de la Carta Magna, que el Presidente preste ante el Congreso de la Unión su protesta, para asentar el principio de que la soberanía tiene como fuente original la voluntad popular. El diccionario define como congreso a la “junta de varias personas” y no las instalaciones físicas en que se reúnen.

Por lo tanto, el Congreso de la Unión, con base en el artículo 50, se divide en la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores, con 628 legisladores. En el artículo 84 se exige las dos terceras partes, (419 legisladores), para poder elegir un Presidente interino, o reformar la misma Constitución (artículo 135), por lo tanto, se aplica a la Protesta.

Reunir esa cantidad es posible. Son 258 legisladores del PAN, 139 del PRI, 23 del PVEM y 9 de Nueva Alianza. Por lo que, socarronamente, el líder de la fracción priísta en la Cámara Baja, Emilio Gamboa Patrón, insiste en que sus tricolores asistirán al lugar que se les indique para tomar la Protesta Presidencial.

Si bien es cierto que se cumplirían los requisitos constitucionales, hacerlo en la residencia presidencial Los Pinos, insacular al Palacio de Bellas Artes, o en el Salón Verde y en caso extremo un estacionamiento del Palacio Legislativo, se podría interpretar como un signo de debilidad del nuevo Presidente.

Endurecer las medidas de seguridad tanto personal para su traslado e ingreso al recinto legislativo, como en el mismo salón de sesiones para despejar la tribuna de legisladores perredistas, confirmaría la tesis lopezobradorista de que es impuesto por el señor Vicente Fox con el augurio autoritario de su gestión que despertaría al México bronco.

Condiciones altamente riesgosas, ya que un retraso podría despertar la ambición del sector panista que desde siempre le rechazó, para constituir al Congreso de la Unión en Colegio Electoral que nombre un Presidente interino. Un dato, en 1987, el retraso en el PRI para dar a conocer su candidato llevó a David López Gutiérrez al destape fallido de su patrón.

Sin embargo, existen los milagros. Y no precisamente en somnífero del clásico de fútbol América Guadalajara. Los gobernadores perredistas reconocieron al señor Calderón como Presidente electo. Una acción congruente sería influir en sus diputados para desobedecer al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador y al mismo tiempo, rescatar al PRD.

Se podría afirmar, entonces, que hoy es el día en que México definirá su futuro inmediato.

À

Correo: :altuzar@arcanorevista.com

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.