Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Reconciliación urgente

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

La epidermis social está lastimada. Limita, para algunos, en el divisionismo. Una óptica reducida al partidismo político en un intento falaz de ocultar su fracaso por anteponer sus intereses de grupo a la plataforma doctrinaria que abandere a los contribuyentes. Una razón, empero, que da razón de ser a la urgencia del despertar de la masonería mexicana.

Sin embargo, en respuesta al tema Reconciliación de Arcano Político del 25 de septiembre, recibimos algunos correos, en donde, por ejemplo, Armando Macías de Tijuana, comentó: “¿De cuál reconciliación hablamos?, ¿de la que un día dice que va a trabajar con todas la fuerzas y al siguiente grita que le ganó al pasado y a los violentos descalificando a los que no votamos por él y lo consideramos espurio llamándonos retrógradas y violentos?”

Podemos responderle que la reconciliación a que se hace referencia es a la convocada por el vicepresidente del Consejo Masónico Mexicano, el potosino Jaime Chalita Zarur, a la masonería mexicana.

Hay razón. Se pueden encontrar argumentos políticos, económicos y sociales para explicar la postración de México en el Tercer Milenio. Los contrastes salvajes de municipios oaxaqueños y guerrerenses con niveles inferiores a los africanos y el sofisma del primer mundo con el super millonario en dólares que ostenta la tercera riqueza en el mundo.

Más, la historia muestra como principal responsable a la claudicación de los masones para proteger el legado ancestral. Se recuerda que hace 196 años, liberales como Hidalgo y Morelos diseñaron el Proyecto de Nación libre, soberana e independiente. Y con la fe en sus ideales por amor a los mexicanos, enfrentaron empíricamente al poderoso virreinato.

Tampoco fue fácil consumar el nuevo destino libertario para liberales como Victoria y Guerrero que enfrentaron desde 1823 la naciente ambición imperial representada en la doctrina Monroe de “América para los americanos” allende el Bravo y las presiones del procónsul Joel Robert Poinsett que reventó la reunión latinoamericana de Bolívar en 1825.

Con la Constitución de 1824, los liberales empezaron el difícil camino de la construcción de la nación, buscando conciliar las diferencias de masones del rito escocés con su ascendencia española ylos yorquinos vinculados a Poinsett en la corriente Primitiva Universal del Rito Nacional Mexicano y unidos, enfrentar a los conservadores.

Cuesta arriba fue el diseño y con la Constitución de 1857 el inicio de las instituciones por los Hombres de Reforma y que hoy sufren los embates derechistas, y además resistieron la invasión de Napoleón el Pequeño, uno de los fallidos globalizadores en la historia.

El nuevo Pacto Social de la Constitución de 1917 fue posible por liberales con visión de aspirar a la igualdad entre los hombres y que el Partido Liberal creado en 1905 es parte fundamental tanto en la Revolución como en la posterior reconciliación nacional por medio de la creación en 1929 de un partido político, de la Revolución Mexicana.

Para el Gran Maestro de Valle de México de 1929 a 1932 y Presidente de México de 1934 a 1940, Lázaro Cárdenas del Río, vencer la resistencia de los conservadores que se aglutinaron en su propio partido, el PAN, fue una tarea difícil pero se concretó en beneficios al campesino, rescatar la soberanía energética y la educación al pueblo.

Es en este periodo en que alcanza el máximo nivel la influencia masónica en el diseño nacional. Se mantiene el control político con Miguel Alemán Valdés iniciado en la logia Artiquitas 9. Y todavía mantienen una discreta presencia en el quehacer gubernamental en la gestión de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz y disminuir con Luis Echeverría y desaparecer del espectro gubernamental a partir de 1982 con Miguel de la Madrid.

Un proceso que no fue de generación espontánea. Se siente en 1944 con el cisma en el Supremo Consejo de Puente de Alvarado para crear cacicazgo de control político en Lucerna, se profundiza en los constantes cismas a partir de los 60 en los diferentes ritos.

En 1993 en que presidí la Comisión de Comunicación Social del Rito Nacional Mexicano, habían cuando menos 150 agrupaciones en el país que se adjudicaban la titularidad del rito. En 1998 que encabecé la misma Comisión pero en Valle de México, el cisma atomizó a la Gran Logia y pese al esfuerzo de Carlos Quintanilla de 2002 a 2005, está fracturada.

Tiene razón, entonces, Omar Salinas que dice en su correo: "Mas que las ideas, a los hombres los dividen los intereses" si recordamos la traición de Manuel Jiménez Guzmán para apoyar las reformas salinistas de 1992 al artículo 130 ó el enriquecimiento en cargos públicos de masones de diferentes partidos políticos.

Una realidad que hace imperativa la reconciliación entre masones para constituir un solo frente que defienda la herencia política, económica y social de los liberales que nos dieron Patria con sus instituciones que, por la omisión y el divisionismo permitió el arribo de la tecnocracia transnacional al poder presidencial.

Un esfuerzo que es posible con el trabajo demostrado por el potosino Chalita Zarur en el Consejo Masónico Mexicano en un estado de filiación panista y los masones del Tabasco priísta, que se reúnen cada año en el Día de la Fraternidad sin menoscabo de ritos e investiduras y con apego a la tolerancia y respeto. El país reclama este compromiso histórico.

Articulo relacionado

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.