Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

¿Y el día después?

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Surge la interrogante: ¿Y el día después? Hay razón: El ambiente prebélico oaxaqueño augura la tardía solución de fuerza por los reprobados aprendices de la política, que por su ambición y omisión en preservar la ley, se inicia el recuento de los muertos. Se redujo la esperanza del periodo democrático al oscurantismo incierto de la violencia social.

Los hechos hasta la madrugada del 28 de septiembre, relatados por los medios de comunicación, mostraban a la capital oaxaqueña en control absoluto de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) con preparativos de 2 mil barricadas y bombas molotov y el reforzamiento humano para repeler la incursión de la fuerza pública.

Atrapados en medio de dos fuegos, los civiles acudieron a las compras de pánico ante dos anuncios que fortalecieron el miedo a la intervención policíaca y militar: El paro de 48 horas de los empresarios a partir de las 23 horas del miércoles y la ratificación del magisterio local para continuar en el movimiento iniciado el 22 de mayo y radicalizado el 4 de junio.

Un escenario generado por los aprendices de la política al considerase el principal indicio del origen: La amiga del señor Vicente Fox, la chiapaneca Elba Esther Gordillo Morales “apoyó” a la Sección 22 de su sindicato magisterial en la reivindicación salarial y de escalafón que se transformó en la exigencia de la renuncia del Gobernador.

La única explicación posible de la radicalización magisterial es el compromiso de la dirigente magisterial para impedir el triunfo del candidato presidencial del PRI, el tabasqueño Roberto Madrazo lo que requería anular a su principal operador es Ulises Ruiz quien asumió la gubernatura en 2004 con ascendencia política en la región.

En el ejercicio simple de escritorio, ganarían: El señor Fox con un referéndum a su buena gestión con el voto del México profundo al candidato de su partido, el PAN, con el ingrediente de pintar de azul la gubernatura, posiblemente con el diputado local Guillermo Zavaleta y el dulcecito a los electores, quitarle a un ensoberbecido que se peleó con todos.

Algo falló. Las bases magisteriales se aliaron a organizaciones resentidas por la cancelación de 400 millones de pesos del presupuesto oficial, en previsión a una posible traición de su dirigente nacional, y que se habría dado al informar el 23 de septiembre Enrique Rueda Pacheco el retorno a clases en concordancia con la posición foxista de darle solución al problema en breve.

Constituidos en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, después del intento fallido del Ulises Ruiz para desalojar a los maestros el 4 de junio de 2006, y por la organización que semeja un gobierno en una zona liberada, es creíble la versión de que células del Comando Popular Revolucionario infiltraron, por decir lo menos, el movimiento.

Se recuerda que el 19 de septiembre, el grupo guerrillero anunció la suspensión de su tregua unilateral en sus operaciones en Oaxaca, Guerrero y Estado de México y su coordinación con los jaramillistas de Morelos. ¡Al municipio mexiquense de Netzahualcóyotl y su vecina, la Delegación Iztapalapa, se les considera como una extensión oaxaqueña!

La guerrilla, empero, no es de generación espontánea en un estado que mostró su rebeldía en 1855, aunque era diferente por la manipulación del clero político contrario a las Leyes de Reforma y que en la época moderna, más de la mitad de los 3 millones 200 mil habitantes están en la extrema pobreza, según datos de organismos internacionales.

Para fijar la fecha en la profundización de las condiciones infrahumanas, sirve el dato del analfabetismo en personas mayores de 15 años, que es del 21.5 por ciento, es decir, que fue la gestión de 1986 a 1992 del indio salinista Heladio Ramírez López con una flamante residencia en el Pedregal de San Ángel y propiedades en zonas residenciales.

Si se observa que 12.7 por ciento no disponen de energía eléctrica y 34.5 por ciento no tienen acceso a agua potable por cañería, se infiere que de 1992 a 1998 se dedicó a cuidar la heredad paterna caciquil el gobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco Altamirano.

No es casual entonces que el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa Patrón que conoce muy bien al indio Heladio y el panista cercano al presidente Electo, Carrasco Altamirano, exploren la renuncia de Ulises Ruiz como supuesta solución al conflicto y que solo serviría para sacudirse a Roberto Madrazo.

Insisten, entonces, en creer que juegan bien a la política cuando el problema se complicó y la única opción del señor Vicente Fox es el tardío uso de la fuerza, al fin que ya manchó sus manos con sangre minera y atenquense. Por eso surge la interrogante: ¿Y el día después?

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.