Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Independientes

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Permitir o rechazar las candidaturas independientes a cargos de elección, decidiría el 28 de septiembre y se pospuso para el 2 de octubre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Podría terminar así, el monopolio de los partidos políticos para permitir a los ciudadanos acceder al poder gubernamental. Aunque existen dudas de las bondades económicas que implicaría el cambio jurídico electoral.

Con base en el artículo 41 constitucional, los partidos políticos son entidades de interés público en donde la ley determinará las formas específicas de su intervención en el proceso electoral que se había interpretado como su adjudicación exclusiva para postular candidato a cargos públicos de elección.

El primero en mostrar en 2005 la deficiente interpretación de la Máxima Ley mexicana, fue el ex candidato presidencial de la Casa Blanca, George Castañeda Gutman, quien se cobijó en la protección de la propietaria del sindicato magisterial, la chiapaneca Elba Esther Gordillo, aunque equivocó el camino jurídico, posiblemente para distraer sobre la creación del partido de su protectora para atomizar el voto priísta.

Utilizó la vía del amparo frente al precepto constitucional, cuando jurídicamente debía exigir la revisión del ordenamiento para que la Suprema Corte resolviese en consecuencia.

Fue el segundo Víctor González, doctor Simi y hermano del yerno del desaparecido tamaulipeco, Emilio Martínez Manatou, secretario particular del entonces Presidente Gustavo Díaz Ordaz y fallido aspirante a candidato presidencial del PRI en 1969. Solicitó su registró como candidato presidencial independiente el 14 de enero de 2006.

Un trámite que hizo ante el Instituto Federal Electoral presidido por Carlos Ugalde, miembro del grupo político del yerno de la líder magisterial Gordillo Morales, y que fue rechazado sin elementos jurídicos, lo que favoreció al empresario con el crecimiento de su red de farmacias, posiblemente, el único objetivo ya que se ignoró buscar otra vía jurídica.

Pese a los intereses tan ajenos al perfeccionamiento de la vida electoral mexicana, los dos casos cobran interés nacional ante el fracaso de los partidos políticos en la promoción de la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de estos al ejercicio del poder público, como lo ordena el artículo 41 constitucional.

Se puede documentar el fracaso partidista en la promoción de la participación ciudadana con base en el cómputo final de las elecciones pasadas, en donde el número de electores que votaron fue ligeramente superior al de los que se abstuvieron, lo que reduce la legitimidad de los triunfadores y complica su capacidad de liderazgo.

También fallaron en contribuir a la integración de la representación nacional si se observa el profundo nepotismo imperante en todos los partidos políticos, controlados por grupos de poder o tribus que se dividen los cotos de poder, usurpando los legítimos derechos de sus bases militantes. Nombres hay muchos en donde ningún partido queda exento.

Como resultado se tiene, entonces, la ineficiente e insuficiente representación ciudadana en el sistema de partidos políticos y organizaciones políticas que se transformaron en una próspera industria electoral de grupos bien definidos en los grandes y familiares en los pequeños, subsidiados por el erario público sin mecanismos de control en sus gastos.

La respuesta urgente podría ser la validación de los candidatos independientes, observada y propuesta el martes pasado, por el ministro Juan Silva Meza y secundada por sus pares, Genaro Góngora, Olga Sánchez, Margarita Luna, Guillermo Ortiz y José Ramón Cossío.

Por cuestiones de tiempo, según el ministro presidente Mariano Azuela Huitrón, se pospuso la votación para hoy, con la oposición minoritaria de los ministros Sergio Valls, José de Jesús Gudiño, Sergio Aguirre y Juan Díaz Romero. El argumento es:

"Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste… Ya está dando un elemento que después va a especificar, esa soberanía se ejerce por poderes públicos y los poderes públicos tienen que estar al servicio del pueblo, de donde dimanan…"

Empero, ese razonamiento sería adecuado para el artículo 39 constitucional y no para el 41 que se sometió a debate, por lo que hoy podría permitirse la figura electoral de los candidatos independientes, lo que dejaría la tarea al Poder Legislativo para modificar las leyes electorales y normar su participación.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.