Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Acechanza

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Endureció su posición el embajador de los Estados Unidos, Anthony Garza, por la incapacidad foxista para frenar el baño de sangre atribuida a la narcoviolencia, a 48 horas de que la fracción perredista ungiera como su “presidente legítimo” al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador y de que el Banco Mundial oriente al Presidente Electo.

Recordamos el refrán popular: “A río revuelto ganancia de pescadores”. Históricamente, los Estados Unidos revuelven el río para mejorar sus ganancias, por lo que surgen suspicacias sobre la presión diplomática en consonancia con los contestatarios disfrazados de resistencia civil pacífica y las opiniones del Banco Mundial sobre el futuro de México.

Como punto de referencia estaría la caída de José Santos Zelaya en noviembre de 1909 y la ocupación estadounidense de Nicaragua, cuando el general Porfirio Díaz Mori envió una fragata para rescatarlo y asilarlo en México, lo que molestó al presidente William Howard Taft con apenas 8 meses en el poder.

La molestia estadounidense se debió a que declaró proscrito al presidente nicaragüense José Santos Zelaya por haberle fusilado a dos de sus mercenarios que conspiraban para restaurar la República de Jhonny Wolker de 1856. Un año después, el general Díaz perdía las elecciones frente a Francisco I. Madero que, al desconocerlo, fue derrocado en 1911.

Aunque las formas parecen diferentes, el fondo es el mismo. Estados Unidos está molesto por la incapacidad del señor Vicente Fox para consolidar las reformas estructurales propuestas por el Banco Mundial en 2001, en donde los contribuyentes sostendrían a la burocracia con impuestos en alimentos y medicinas y se privatizarían los energéticos.

Dos elementos que interactúan ya que las finanzas públicas dependen, oficialmente, de un 40% de los ingresos petroleros que al ser privatizados, serían sustituidos con el IVA, un impuesto en cascada al consumo. Un esquema diseñado desde 1993 y que se suponía, debería concretarse en el sexenio del cambio con la alternancia partidista en el poder.

Se complicaron las cosas. La caída de la chiapaneca Elba Esther Gordillo Morales de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados puso al descubierto la estrategia foxista que optó por la privatización clandestina mediante los Contratos de Servicios Múltiples, que al estar al margen constitucional, existe el riesgo de revertirlos legalmente.

Una situación que preocupa a los estadounidenses dispuestos a asumir el control petrolero mundial por medio de la fuerza como en Irak, y que desde abril pasado envió a México a una delegación del Fondo Nacional para la Democracia, brazo político de la Agencia Central de Inteligencia, para darle seguimiento, dicen, al proceso electoral presidencial.

El organismo denunciado por el venezolano Hugo Chávez de financiar una escalada opositora, desde 1994 se descubrió su cercanía económica con el Partido Acción Nacional y con el de la Revolución Democrática que tiene hoy, en sus principales círculos de operadores a salinistas que participaron en los acuerdos secretos de 1993.

Se entendería, entonces, el flujo de millonarios recursos para las movilizaciones que implica el pago de 20 a 40 mil camiones, viáticos y otros gastos. Y la razón, el mayor debilitamiento del presidente Electo para forzarlo a negociar en condiciones desventajosas, el cumplimiento de los acuerdos salinistas que no pudo concretar el señor Fox.

Con este escenario interno, se explica la presión del embajador Anthony Garza por la inseguridad nacional que, dice, pone en riesgo la relación bilateral, y al hacer hincapié en la incapacidad policíaca mexicana se infiere la exigencia de permitir el control del combate a la delincuencia a las corporaciones estadounidenses.

Paralelamente, en la víspera de la cumbre de los dos gemelos de la globalización, el Banco Mundial sugiere al presidente electo, Felipe Calderón, orientar la inversión pública a regiones empobrecidas con la posibilidad de créditos del organismo. Podríamos pensar, entonces, que el imperio va por todo con la ayuda de sus aliados internos.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.