Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Escenario dramático

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

¡Presidente habemus! Es el panista Felipe Calderón. Una proclamación unánime de los 7 magistrados del Trife que soluciona jurídicamente el paréntesis de 65 días en suspenso en medio de una guerra mediática que secuestró los derechos y garantías del 80% de la población. Inicia así, la prueba de fuego sexenal para el Presidente electo.

Retóricamente, parecería entender las difíciles condiciones en que inicia. Llamó a todos los candidatos, a todas las fuerzas políticas, a los sindicatos y a las organizaciones sociales a sumarse "al diálogo, superar las diferencias y construir una nueva etapa" en la historia del país y a participar en el diseño de su programa de gobierno.

Empero, una cosa es “llamar” y otra muy distinta es “crear” los puentes de negociación, en donde se concede el beneficio de la duda a sus buenas intenciones sin soslayar la carencia de operadores políticos en su equipo de campaña, comprometidos con el mandato de las urnas que, por sus porcentajes, exigen la moderna cohabitación partidista en el poder.

Las cifras finales del Trife así lo demuestran: Los 14 millones 916 mil 927 de votos al PAN representa el 35.71% de los 41 millones 557 mil 430 de electores en las urnas, empero se reduce el 20.95% del padrón electoral y al 14.20% de la población nacional. Y apenas el 0.56% sobre su más cercano competidor, el PRD en alianza con el PT y Convergencia.

Además, la diferencia de 233 mil 831 votos que le permitieron el triunfo electoral es difícil verla como producto de propuestas panistas apoyadas por el señor Vicente Fox con su estructura oficial y a la guerra sucia contra los adversarios, sino que respondió al error del señor López Obrador de polarizar su discurso que alejó a la clase media.

Por ello, lejos de representar una referéndum a la “continuidad” del sistema de los empleados de las transnacionales, al aumentar el abstencionismo 5.4% al pasar de 36.03% en las elecciones presidenciales del 2000 con el entusiasmo de las frases ingeniosas del Mesías de derecha al 41.43%, confirma la desilusión a la nula oferta de todos los partidos.

Hay una razón básica: Entrampados en las técnicas modernas electorales, basadas en centrar las campañas en deficiencias personales de los adversarios, se olvidaron de las propuestas con diagnóstico y solución a cada uno de los graves problemas nacionales que, resumió recientemente Carlos Quintanilla Yerena, presidente del Consejo Masónico Mexicano: “Carecen de un proyecto de Nación”.

Un elemento alarmante frente a las cifras de la ignominia. El 25 de agosto de 2005 el Banco Mundial reconoció, con cifras oficiales, que la pobreza extrema afecta a 49 millones 608 mil mexicanos y que la entonces secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, se jactó de una reducción en 5 millones que, curiosamente, es la misma cantidad de expulsados de su tierra hacia los Estados Unidos.

Por si fuese poco, se recuerda que en 1995, el ex director regional del Fondo Monetario Internacional en funciones de Secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz Martínez, públicamente aceptó que la pobreza extrema afectaba a 24 millones de mexicanos, lo que registra un aumento en 10 años de 25 millones. ¡Más del cien por ciento en una década!

Mexicanos con ingresos menores a un dólar diario, según el parámetro de la ONU para definir la extrema pobreza, con la pérdida del 80% del poder adquisitivo, la desocupación de 2 millones y medio de trabajadores, la devastación agrícola que se vislumbra su colapso ante la próxima entrada en vigor de la supresión de aranceles del Tratado Trilateral de Libre Comercio.

Y la retórica con la política de la limosna, lo mismo del señor Vicente Fox que del señor Andrés Manuel López Obrador, muestra en las urnas, el cansancio de los contribuyentes que observan el favoritismo a la excesiva concentración del capital de mexicanos asociados con extranjeros, sin menospreciar la horneada de nuevos ricos foxistas y lopezobradoristas.

Un escenario dramático heredado al panista Felipe Calderón.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.