Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Chapulinadas

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

¡Por fin apareció! En el homenaje a su intelectual preferido, Roberto Gómez Bolaños. Después de las elecciones del 2 de julio, al señor Vicente Fox trascendió con dos apariciones, una con el The New York Times, para confirmar que el 1 de diciembre México tendrá presidente. Otra en que aplaudió la anarquía y colapso capitalino: Es la democracia.

Y así como el Chapulín Colorado acude con su chipote chillón al rescate de los buenos, el auto proclamado primer fan chapulinesco del país dice orgulloso que México no es la calle Reforma ni un proceso electoral, aunque el sector privado estima en 3 mil 850 millones de pesos las pérdidas en los 25 días iniciales de arbitrariedad perredista.

Tampoco importa que los radiodifusores oaxaqueños sean despojados de sus millonarias inversiones por una supuesta organización que encubre al magisterio de la chiapaneca Elba Esther Gordillo Morales, y conculque por la fuerza el derecho de información pública. En forma hitleriana, como a la Noche de los Cuchillos Largos, solo su voz es democrática.

Se ufana de que su protegido, el gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, logre la elección de Estado. Tal vez el señor Fox desconoce que es a favor del perredista de última hora, Jaime Sabines, que además de proteger la impunidad del mandatario estatal podrá alimentar la soberbia del señor Andrés Manuel que hace lo mismo de lo que se queja.

Lo bueno es que a partir del 1 de diciembre México tendrá Presidente. Un cargo irrenunciable y que termina constitucionalmente el último minuto del 30 de noviembre. Y si el nivel intelectual del ex gerente de una embotelladora transnacional es del Chapulín, podría parafrasearse una película de comedia: ¿En dónde está el Presidente? ¿Estuvo?

Una ausencia sensible en momentos estratégicos para la nación, en donde el confesional secretario de Gobernación, Carlos Abascal, mostró profunda preocupación por evitar que se leyera Aura de Carlos Fuentes sin aliviar la carencia de estructuras de operadores políticos que plantearan soluciones reales a los ingentes problemas de la agenda nacional.

La miopía política de la gerencia foxista se limitó a reducir los espacios al PRI, primero con su aliada Gordillo Morales y después, con el abandono al gobernador tricolor oaxaqueño, Ulises Ruiz al desbordarse el conflicto magisterial con demandas que corresponden resolver al gobierno federal, soslayando que lejos de imponer un interino panista, sus resultados son de pronóstico reservado por el encono social en el resto del país.

Ahora, regatear el triunfo priísta chipaneco implica fortalecer la posición del tabasqueño López Obrador en su impugnación al proceso electoral en donde destruyó la credibilidad de las instituciones electorales y cualesquiera que sea su resolutivo, será difícil creerlo.

Las aberraciones llegan al mismo legislativo. La Comisión Especial para la Reforma del Estado de la Cámara de Diputados, encabezada por el pevemista Leonardo Álvarez Romo, propone 10 reformas para dar certidumbre y funcionalidad a México. Lo malo es que ya entregaron y los nuevos están por entrar y urge una respuesta antes del 6 de septiembre.

Sería tanto como rescatar al cronista urbano, Chava Flores, con su trova “mañana te pago, mañana trabajo, mañana lo hacemos” y quedarnos como la selección nacional de fútbol, en el ya merito. Y entre el se me chispoteó la omisión en el ejercicio presidencial con la frase histórica del ¿por qué yo?, los mexicanos decimos: ¿quién podrá salvarnos?

Es cierto, entonces, que el cambio prometido por el foxismo sería por lo menos cómico si la frivolidad del autista del poder lograse olvidar el hambre que carece de ideología en un momento en que ni el PAN tiene la certeza de llegar al poder sin capacidad de gobernar con un PRI desarticulado por el queretano Mariano Palacios Alcocer.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.