Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

El Augur

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Reconoció su derrota. Así se entiende su discurso del 13 de agosto. Andrés Manuel López Obrador, convocó a sus fieles a realizar 4 medidas de oposición cuando se pretenda, dijo, la entrega de constancia de Presidente Electo a Felipe Calderón, en el informe presidencial, en el Grito de Independencia y a realizar una convención nacional.

Aunque señaló que puede quedarse en el Zócalo capitalino los años que sean necesarios, llamó poderosamente la atención sobre las medidas de rechazo a su derrota, ya que se dan en el día límite del Trife para concluir el recuento de votos en 8 mil 832 casillas y que le llevaría 48 horas el análisis para dar a conocer su veredicto, el martes 15 de agosto.

Sin embargo, en la guerra de las cifras anticipadas, el perredista Horacio Duarte menciona irregularidades en el 65% de las casillas recontadas mientras que el panista César Nava sostiene que de las casillas implicadas menos del 2% registraron errores, 0.04% distribuidos equitativamente entre Acción Nacional y la coalición por el Bien de Todos.

Después de visitar Chiapas, el señor López Obrador se mostró seguro… de su derrota anticipada. Seguramente porque al intentar apuntalar a su candidato a gobernador, Juan Sabines Guerrero, supo que es alfil del actual mandatario estatal, Pablo Salazar Mendiguchía que ganó hace 6 años con la alianza anti natural del PRD con el PAN.

La razón es obvia. La administración de Salazar Mendiguchía persiguió y encarceló a sus principales críticos con una ley mordaza a modo, así como a los funcionarios del interino Roberto Albores Guillén, en donde permanece injustamente preso Francisco Humberto Córdoba Cordero, ex secretario de Salud, lo que logró la unificación en su contra de todos los partidos, incluyendo a perredistas dolidos por la imposición de Sabines.

Es cierto que Albores Guillén firmó la Declaración de Comitán para apoyar al candidato de su principal enemigo Salazar Mendiguchía, como también es cierto que sus aparentes o reales 400 mil seguidores priístas, difícilmente le seguirán en su aventura con la que piensa vengarse del PRI por haberle negado la candidatura gubenamental a favor de José Antonio Aguilar Bodegas, quien logró materializar a su favor el descontento general en el Estado.

Y la definición se dará el domingo 20 de agosto, es decir, 11 días antes de la fecha límite para que el Trife analice las impugnaciones al proceso electoral para dar a conocer a más tardar el 6 de septiembre, quien es el Presidente Electo de México.

Hay un indicio. Dice: “…estuve en Chiapas, cuando saludaba a la gente era constante el que me expresaron que no me dejara, que no nos dejáramos, y yo les digo a los compañeros de Chiapas, a mujeres y hombres, que no nos vamos a dejar ni nos vamos a rajar”.

Así, se concreta el señor López Obrador a su lucha personal por la presidencia y en ningún momento menciona al habilitado candidato a la gubernatura, Juan Sabines.

En la parte medular de su discurso señala que “con el poder soberano del pueblo, (se entendería que los votantes) llevaremos a cabo, con ese poder ciudadano, los cambios y las transformaciones que necesita el país” y enumera 5 objetivos, destacando el control a la prensa, la lucha contra la pobreza, rechazo a la privatización del sector energético…

Más adelante se presenta como augur y precisa 4 acciones a seguir, en donde la primera llama poderosamente la atención: “Que nos movilicemos y estemos presentes, en el lugar que sea, cuando se pretenda entregar la constancia de Presidente electo al candidato de la derecha”, lo que se entiende, primero, que anticipa el fallo en su contra del Trife y al decir “cundo se pretenda entregar”, se infiere que sus huestes realizarán acciones para impedirlo.

Confirma la interpretación al proponer que el “16 de septiembre, llevemos a cabo aquí una Convención Nacional Democrática, con representantes de todos los pueblos del país, para decidir en definitiva el papel que asumiremos en la vida pública de México”. Solo hay dos opciones: Aceptar una oposición que frene excesos de la derecha o ir a la violencia.

De momento se siente una disposición del tabasqueño perredista a quedarse en el Zócalo, las calles de Madero y las avenidas Juárez y Reforma con la tranquilidad de que su empleado, Alejandro Encinas compensará con recursos públicos a comerciantes y hoteleros afectados aunque no implica la obligación de mantener las plazas de 2.5 millones de trabajadores.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.