Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

El Solitario

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Se equivocó. Secuestrar al Distrito Federal empieza a revertirse en forma acelerada al perredista tabasqueño Andrés Manuel López Obrador. Y en la soledad de su campamento en el Zócalo capitalino, ese caudillo rechaza su derrota y se niega a reconocer su responsabilidad en la unidad de los mexicanos, incluso, los que por él votaron.

En un recorrido por 5 de los 47 campamentos instalados de la Fuente de Petróleos hasta el Zócalo por el Paseo de la Reforma que colapsó al Distrito Federal, el señor López Obrador se queja de que los medios de comunicación, un día sí y otro también, cuestionen el secuestro citadino, denominado eufemísticamente, “Asamblea Permanente”.

Y no son los medios de comunicación que cumplen con su labor informativa al difundir el malestar y rechazo de los mexicanos, desde centrales sindicales que le dieron su voto, a comerciantes y transportistas afectados con pérdidas superiores a los 250 millones de pesos diarios y que amenazan 2.5 millones de empleos, hasta intelectuales que le apoyaron.

Emergen los signos fascistas del despotismo lopezobradoriano. El presidente del PRD, Leonel Cota Montaño azuza a sus huestes acampadas en el secuestro del Distrito Federal en contra de los reporteros que cubrían su conferencia de prensa, para que 700 “acampados pacíficamente” intenten golpear a los trabajadores de los medios de comunicación. Un signo violento de la desesperación por haber equivocado la estrategia.

“Se van a amolar”, sentenció el autoproclamado Presidente por la voluntad de la mayoría de mexicanos en la tele de los Estados Unidos, para culpar del secuestro de la Ciudad de México por su Coalición ¿Por el Bien de Todos? al candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón “por negarse al recuento uno a uno de los sufragios”.

Pero los amolados con esas medidas son precisamente los de la mayoría que cree, votaron por él. O tal vez por eso quiere castigarlos, por la negativa de los electores a confiar su voto y solamente, menos de 15 millones, el 20% del padrón electoral, le dieron su voto. Una minoría representada en menos de 200 mil acampados contra 28 millones de capitalinos.

Una minoría que se reduce. Isaías González Cuevas, líder nacional de la CROC vinculada al poblano Manuel Bartlett Díaz (al que se le cayó el sistema en el fraude del 88), acep´ta que dieron su voto corporativo por el señor López Obrador y se deslinda de las acciones postelectorales del tabasqueño porque “la clase trabajadora y el sector empresarial del país han sido afectados” con la connivencia de su empleado Alejandro Encinas.

Es cierto que sostiene su apoyo entusiasta la princesa polaca, Elena Poniatovska, la que recibió “facilidades” para escribir su libelo “La Noche de Tlatelolco” en que se intentó mostrar el enfrentamiento de intereses de líderes estudiantiles para desviar la responsabilidad de la Secretaría de Gobernación en la masacre del 2 de octubre de 1968.

Pero su confesa militancia lopezobradoriana se estrella contra la independencia intelectual del escritor mexicano Carlos Monsivais quien calificó como una medida “injusta y altamente lesiva” el secuestro de la capital de la República y advirtió que resulta “sencillamente inadmisible” ofender los derechos de tantas personas.

Monsivais fue el orador que abrió la Segunda Asamblea Informativa del 15 de julio, pero ante las acciones ilegales para presionar a su favor el TRIFE del señor López Obrador, firmó con el economista comunista Rolando Cordera y los periodistas Adolfo Sánchez Rebolledo y Jenaro Villamil (apologistas del perredismo), una carta pública de repudio.

La respuesta fascistoide del presidente del PRD, el expriísta sudbajaliforniano Leonel Cota Montaño que impuso a su primo como su sucesor en la gubernatura, atajó arbitrario: “No está a discusión la permanencia de los campamentos” mientras que el señor todo Palacio, Marcelo Ebrard Casauobon, insiste en la legalidad de las acciones ilegales perredistas.

De fondo, la retórica del tabasqueño que se cobija en la defensa del derecho de todos los mexicanos cuando representaría menos del 14% de la población total y cuyos derechos de los trabajadores son pisoteados por el sueño imposible del perredista que empieza a confrontar a choferes de colectivos, comerciantes y el rechazo creciente de la sociedad.

Mientras tanto, el TRIFE analiza jurídicamente la procedencia del conteo voto por voto que conforme a derecho, es improcedente ya que solamente se presentaron supuestas pruebas perredistas de irregularidades en 3 de los 300 distritos electorales.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.