Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

¿Quién pompó?

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

A las mujeres y niños asesinados en Qana, Líbano.

“No soy un ambicioso vulgar”, gritó el 30 de julio en el Zócalo del Distrito Federal, el tabasqueño perredista Andrés Manuel López Obrador, al reclamar el supuesto triunfo electoral. Y con base en las cifras oficiales, definitivamente no es vulgar al movilizar a 2 millones 400 mil personas que requiere un gasto mínimo de mil 200 millones de pesos.

Una información del meridiano El Sol de México Mediodía señalaba que para mover a cada uno de los convocados a las reuniones “informativas” del señor López Obrador, requería de 500 pesos cuando menos, y las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno capitalino perredista indicaban una concentración dominguera de 2.4 millones de personas que requieren un financiamiento por mil 200 millones de pesos.

Si la dependencia a cargo de Joel Ortega exageró las cifras, y se ajustan a los cálculos del presidente del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México, Rogelio Hernández Olave, entrevistado en la víspera por El Universal, la concentración tendría un máximo de 910 mil 768 personas en los 227,692 metros cuadrados, tomando el máximo de 4 por metro y el financiamiento requerido sería por 455 millones 384 mil pesos.

Movilizar a 2.4 millones (cómo dice Ortega) ó cerca del millón (cómo calcula Hernández Olave), implica, en el primer caso, 48 mil camiones y en el segundo, 18 mil 215 unidades, a un promedio (muy austero) de 20 mil pesos por unidad,  consumirían los mil 200 millones de pesos en el primer caso, y de 364 millones 300 mil pesos en el segundo.

Con base en las cifras oficiales, se requieren recursos adicionales para alimentos y el pago a los “invitados”, que duplicaría la “inversión” y en el caso de las estimaciones del Colegio de Arquitectos, los mil 200 millones de pesos podrían ser suficientes.

Debe recordarse que el 30 de julio se realizó la tercera concentración denominada “Asamblea Nacional Informativa” y que las dos anteriores también consumieron una cantidad de dinero equivalente. Cifras millonarias que mueven a preguntar: ¿De dónde se obtienen los recursos? Y la más importante: ¿Quién paga las movilizaciones?

La Coalición por el Bien de Todos, integrada por el PRD, el PT y Convergencia, niega que sean “acarreados”, pese a las denuncias públicas de los mecanismos muy al estilo priísta para lograr las movilizaciones desde el 2004 en que se victimizó al señor López Obrador por el Señor Vicente Fox que impulsaba su desafuero.

En el supuesto de que no sean acarreados, cada uno de los 2.4 millones de convocados debió destinar un promedio de mil 200 pesos para el turismo político al Distrito Federal, sin contar la erogación en “detallitos” del recuerdo para la familia, la camiseta y gorro amarillos y sus propias pancartas. ¡Claro que pueden tomarlo como sus vacaciones!

Un total que representarían por viaje, casi tres meses de la limosna recibida por los beneficiarios de la tercera edad, madres solteras o estudiantes “becados”, dos salarios mínimos de un obrero en el Distrito Federal, desembolsados a escasos días de que enfrenten el gasto en uniformes, útiles escolares y cuotas ilegales a las escuelas públicas.

Hay otro escenario: Funcionarios públicos perredistas “cooperaron voluntariamente” con un promedio de 5 mil pesos por movilización, se necesitarían las aportaciones de 240 mil burócratas con el anexo de aceptar el término de “acarreados” a los turistas políticos.

Sin embargo, a todos los contribuyentes también nos obligan a financiar la “defensa” del supuesto triunfo electoral del señor López Obrador si se considera que se destinaron cerca de 3 mil policías y agentes de tránsito al “cuidado del orden” en la marcha, que a un promedio de salario mínimo representan 150 mil pesos, agua, energía eléctrica y sistemas visuales patrocinados por el gobierno perredista del Distrito Federal, entre otros.

Los comerciantes que pagan impuestos en el centro de la ciudad reportan, además, pérdidas por 100 millones de pesos en cada movilización, entre otras minucias que llevan al señor López Obrador, a decir:

“A quienes no piensan como nosotros, les ofrezco una disculpa sincera por las molestias que pueda ocasionar nuestro movimiento. Espero que algún día lleguen a comprendernos, a entender que esta lucha es necesaria, no sólo para nosotros, sino para todos; porque sólo con democracia viviremos en armonía y México será un país respetable y respetado!.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.