Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

¿Casualidades?

Por Mario Luis ALTUZAR SUÁREZ

Al Cuadragésimo Aniversario de

Enrique Peña Nieto.

En el Edén se vivió el infierno. Los narcotraficantes mostraron su arsenal, impresionante, en Cunduacán, Tabasco, horas antes de que el perredista tabasqueño Andrés Manuel López Obrador convocara a la “resistencia civil” en defensa de lo que cree, es su triunfo y amenazara con secuestrar la “estabilidad política, económica y social” del país.

Fue un domingo apocalíptico. Como si se abriese la Puerta del Hades para cernir su guadaña sobre México en 2 hechos distantes, distintos, empero, el desaparecido veracruzano Jesús Reyes Heroles, decía que en política no existen las coincidencias en donde la forma es fondo. Y el miedo muerde el presagio al tentarse el peligro.

Las gráficas publicadas por El Sol de México, periódico insignia de Organización Editorial Mexicana, muestra la desolación que de no ser por los píes de foto, se pensaría que corresponden al Líbano, víctima de la Guerra Total de Israel desde el 28 de junio. Pero son de Cunduacán, cuando los Zetas intentaron rescatar a 2 narcos (1 guerrillero nicaragüense).

José Antonio Calcáneo, director del Diario de la Tarde de Villahermosa, resume: “convertir al EDEN en una sucursal del infierno y colocarlo al nivel de entidades convulsionadas por la narcoviolencia como Tamaulipas, Baja California Norte, Sinaloa y otros donde las ejecuciones son ya pan nuestro de cada día”.

Y horas después, en el Zócalo del Distrito Federal, López Obrador mostró su músculo electoral y amenazó: "está de por medio la estabilidad política, la estabilidad económica, la estabilidad financiera, la paz social (pues) no se puede gobernar el país sin autoridad moral, sin autoridad política" si el TRIFE no le reconoce su triunfo. ¿Casualidad? ¿Causalidad?

De momento, el gobernador tabasqueño, Manuel Andrade Díaz, solicitó el auxilio del ejército mexicano que patrulla desde el 17 de julio de 2006, Cárdenas, Cunduacán y parte de Villahermosa y cateaba los ranchos en la zona de influencia de Mateo Díaz López en Comalcalco y Paraíso, para desactivar la ofensiva del narcotráfico.

Díaz López fue detenido. La Procuraduría General de la República lo ubicó como “El Comandante Mateo”, uno de los principales “jefes” de los “Zetas”, grupo armado identificado como brazo ejecutor del Cártel del Golfo de Osiel Cárdenas Guillén que se encuentra detenido en la cárcel de máxima seguridad La Palma en el Estado de México.

De hecho, la captura en un bar local del sicario con el supuesto guerrillero nicaragüense de 32 años, Darwin Alejandro Bermúdez Zamora, conducidos a la Casa de Justicia de Cunduacán, generó que los Zetas intentaran rescatar a su jefe y los policías en actitud heroica, les hicieron frente con pistolas enmohecidas y cinco cartuchos de parque.

El narcotraficante cuya foto aparece con las de los delincuentes más buscados por la PGR, originario de la Libertad, Cunduacán, tiene un hermano, Baldomero, que es director del Colegio de Bachilleres y sus primos Tomasa Díaz Cortazar es directora de Fomento Económico del Ayuntamiento y Candelario fue secretario del Ayuntamiento en 1996.

Por la forma en que actuaron los sicarios y el lugar en donde abandonaron los vehículos, parecería ser que su zona de protección de encuentra en Chiapas gobernada por Pablo Salazar Mendiguchía, en una región que se dice controlada por los neozapatistas que emergieron en 1994.

Sin embargo, la aparición en Tabasco del grupo responsabilizado del baño de sangre en que vive el país en la época dorada del foxismo, llama poderosamente la atención por su cercanía a los eventos políticos de la impugnación del señor López Obrador al proceso electoral presidencial y su abierta amenaza de secuestrar la estabilidad social nacional.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.