Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Tierra de Nadie

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

México despertó con dos auto proclamados vencedores de la contienda electoral por encima del anuncio del IFE de que ante lo cerrado de la votación era imposible informar sobre una tendencia favorable a alguno de los contrincantes y que el 5 de julio se empezará el conteo voto a voto para establecer quien será el próximo presidente de la nación.

Así, entramos en una etapa de fragilidad político social, en donde el mayor riesgo lo representa la ambición de poder de los protagonistas, principalmente entre el perredista Andrés Manuel López Obrador y el panista Felipe Calderón Hinojosa, si se considera que el priísta Roberto Madrazo se sometió al mandamiento del poder electoral.

Con base en el Programa de Resultados Preliminares del IFE, sustentado en el conteo rápido de 7,281 casillas urbanas de las más de 130 mil instaladas en todo el país, el panista Calderón alcanzaría 38.81%, el perredista López el 35.55%, el priísta Madrazo 18.96%, la alternativa Mercado 3.19% y el panalista Campa 0.95%.

Entre el primer y segundo lugar existe una diferencia de 3.96% cuando el margen de error calculado entre el 2.5 y el 3% en las encuestas de empresas privadas, marcarían prácticamente un empate técnico, sin descontar que la infraestructura rural priísta podría representar una sorpresa en el conteo final.

Sin embargo, ante la prudente posición del presidente consejero del FE, Luis Carlos Ugalde, el perredista se proclamó vencedor con una supuesta diferencia de 500 mil votos a su favor, que representaría poco menos del 1.5% de la votación total, y exigió a las autoridades electorales a “reconocer nuestros resultados”.

Minutos después, en el Zócalo capitalino, el todavía candidato presidencial, exhortó a sus seguidores a defender los votos que supuestamente le darían el triunfo.

La respuesta del panista, en conferencia de prensa y posteriormente ante sus seguidores, también se adjudicó la victoria y sustentó su dicho con cifras de conteo rápido de 4 empresas privadas y del PREP oficial, que tomando la mayor diferencia de 3 puntos, representaría cerca del millón de sufragios.

Los dos coincidieron en que el miércoles 5 de julio, el IFE respaldaría su triunfo, lo que, visto desde otra perspectiva, el país tendría dos auto proclamados presidentes.

Muestran en el discurso, una exigencia que busca presionar al IFE, soslayando que el padrón electoral de 71.5 millones de electores reflejaría, de mantener sus porcentajes, el panista representaría el 27.74% y el perredista el 25.41% del total de mexicanos con credencial de elector.

Por los antecedentes políticos del señor López Obrador aunado a su incendiario discurso posterior al anuncio del IFE, y de la posición del señor Calderón Hinojosa que hizo recordar a Don Porfirio Díaz con su frase “paz y progreso”, podría inferirse que el país entró en un paréntesis de fragilidad político social, en tierra de nadie que a nadie conviene.

Las tentaciones generadas por las ambiciones de poder, sería el mayor reto de los protagonistas electorales, para mantener la estabilidad social, máxime que cualesquiera que llegue, deberá gobernar con un Congreso atomizado en partes iguales en 7 partidos políticos, en donde profundizar las heridas electorales, auguraría la ingobernabilidad.

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.