Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Manos ¿limpias?

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

Los legisladores federales panistas intentaron deslindar a su candidato presidencial, Felipe Calderón, del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (FOBAPROA) creado en 1990 y de su hijo bastardo el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) en 1999,  acciones que devastaron la economía nacional e hipotecaron el futuro del país.

Técnicamente, tendría razón el diputado federal panista Juan José Molinar Horcasitas, al descartar que la imagen del spot perredista se trate de Calderón y agregó que el candidato presidencial blanquiazul no aprobó la creación de ese fondo, en 1990, bajo el gobierno del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

Es cierto que en ese año no era diputado federal el señor Calderón cuando se anuncio la privatización de la banca nacionalizada en 1982 por el presidente José López Portillo y que el hijo predilecto de Harvard, el señor Salinas previa posible insolvencia bancaria por el incumplimiento de los deudores, por lo que creó un fondo que asumiría esas carteras.

Sin embargo, asumió la diputación federal panista en 1991, en el momento mismo que se ejecutó la privatización de 18 bancos que representaron ingresos federales por 37 mil 800 millones de pesos y se enfrentó un panorama de especulación bursátil y bancaria, lo que obligó a ejecutar las acciones previstas por el Fobaproa, en donde ya era legislador.

Tiempo de gloria para el panismo en donde el coordinador de la bancada blanquiazul, Diego Fernández de Cevallos se jactaba de que el PRI gobernaba con la plataforma económica del PAN. Tiempo de cercanía con el señor Salinas de Gortari y que el hoy candidato presidencial panista, fungía como diputado federal.

Faltaba poco para su gestión legislativa, cuando asumió la Secretaría General del PAN en 1993, bajo la presidencia de Carlos Castillo Peraza, y es difícil pensar que por la estructura partidista, los legisladores blanquiazules pudiesen ignorar los lineamientos partidistas para aprobar las reformas constitucionales que permitieron arribar al poder al señor Fox.

Por si fuese poco, después de su fracaso electoral en 1995 en Michoacán, el señor Felipe Calderón Hinojosa asume la presidencia de su partido, el PAN, en 1996, un año crucial en donde el poder legislativo asumía con docilidad su marginación de los pagos a la banca ordenados por el Jefe del Ejecutivo, Ernesto Zedillo Ponce de León.

Es imposible olvidar que en enero de 1997, el ex alto empleado del Fondo Monetario Internacional en funciones de Secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz Martínez, se jactara de haber encontrado mecanismos financieros para cumplirle a la banca privatizada a espaldas del pueblo mexicano, con el beneplácito panista.

Un elemento que explica la razón de que zedillistas disfrazados de priístas emigren al manto protector panista para participar activamente en la campaña del señor Calderón Hinojosa, que aprobó como legislador la ejecución del Fobaproa para rescatar a los banqueros y presidió su partido cuando se ordenó borrar las huellas de la infamia.

El 19 de enero de 1999 se creó el IPAB, cuyo objetivo principal es el establecer un sistema de protección al ahorrador bancario que beneficie a las personas que realicen cualquiera de las operaciones garantizadas, estableciendo límites a dichas garantías, así como regular los apoyos financieros que se otorguen a las instituciones de banca múltiple.

Con estos elementos, es difícil pensar que el candidato presidencial panista tenga las manos limpias en la devastación económica nacional a favor de la integración, por decirlo suavemente, de México al nuevo imperio que se disfraza de globalización desde 1990.

Máxime que de nueva cuenta reaparece en el 2000 como importante protagonista al ser coordinador de la fracción parlamentaria panista, que impidió se reabriese la investigación del mayor saqueo de la nación, en donde destaca el señor Vicente Fox y familia con cartera vencida dentro de los 100 mil millones de dólares que representa la deuda del IPAB.

Tiempo del uso y abuso del poder, en donde la bancada panista aplaudió que el condiscípulo del ex gerente de una embotelladora transnacional, Roberto Hernández, vendiera el mayor banco de México a una firma transnacional con la ¡exención de impuestos!, mientras presionó que se aplicara el IVA a medicinas y alimentos.

Aunque desde la óptica del senador blanquiazul, Gerardo Buganza, afirmó el 24 de mayo en la Comisión Permanente: "Calderón nunca aprobó el Fobaproa; fuimos los legisladores del PAN y el PRI quienes hicimos el rescate financiero para dar oportunidad de trabajo y una nueva alternativa de desarrollo a millones de mexicanos".

Una alternativa con 2 y medio millones de empleos perdidos y la expulsión de 5 millones de mexicanos que desafían a la muerte y la xenofobia estadounidense para sumarse a 7 millones que ya estaban en Estados Unidos y se convirtieron en el sostén de la economía nacional con 20 mil millones de dólares anuales. ¿Será el empleo que ofrece Calderón?

 

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.