Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

Inmigrantes

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

Asomaron su rostro. Con temor encubierto de alegre canto y consignas reivindicatorias de sus derechos humanos. Como en los sesenta los negros, el uno de mayo de 2006 los indocumentados hispanos se integran a la historia de los Estados Unidos, un país creado y forjado por inmigrantes que contribuyeron al orgullo de ser una potencia económica.

No ha sido fácil. De las 13 colonias que se formaron entre 1607 a 1733, se enfrentó primero el reconocimiento de sus vecinos y después su Independencia proclamada el 4 de julio de 1776 del Reino Unido, y proseguir con su expansionismo que le costó a México el 52 por ciento de su territorio nacional en 1847.

Sin embargo, la lucha más fuerte es interna, al grado de asesinar a sus presidentes. Abraham Lincoln en 1860 por su intento de abolir la esclavitud o la defenestración a Richard Nixon que se deseaba concluir la Guerra de invasión a Viet Nam. Se polarizan en grupos radicales como el Ku Kus Klan que postula la superioridad de la raza blanca.

Ahora bien, desde 1996, el estadounidense Samuel P. Huntington se convierte en el ideólogo de la administración Bush con su libro The Clash of Civilization and Remaking of World Order para orientar una política anti árabe y en 2004 su libro ¿Who Are We? The Challenges to America Nacional Identy es la Biblia en la política anti mexicana.

Debe recordarse que de 1977 a 1978, Huntignton prestó sus servicios para la Casa Blanca como Coordinador de Seguridad del Comité Nacional de Seguridad, cuando se sentaron las bases del Tratado Trilateral de Libre Comercio firmado en 1993 por México, como piedra angular del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas, en donde se persigue la libertad de la zorra en el gallinero.

No es casual, entonces, que en diciembre pasado, la Cámara de Representantes aprobara un proyecto de ley en que convertía a todos los inmigrantes ilegales en criminales y penalizaba a personas y organizaciones que les ayudaran, incluso, por cuestiones humanitarias y que el Senado esperaba aprobar en febrero pasado. Se retardó por las inéditas movilizaciones de indocumentados que, estimaciones oficiales, calculan entre 11 y 12 millones de personas.

Con base en la Oficina del Censo estadounidense, la primera minoría la representan los 41 millones de hispanos con un poder adquisitivo en 2004 por 700 mil millones de dólares con una proyección de 10 millones de votantes para el 2008 que contrasta con los 5.9 millones del 2000 y que podría dispararse con la legalización de los 12 millones de ilegales.

Al reiniciar el 1 de mayo las sesiones de la Cámara de Senadores, un sondeo de la NBC y del Wall Street Journal, mostró que el 68 por ciento de las personas apoyarían y el 28 por ciento de opondrían a las reformas superficiales que permitiría a muchos inmigrantes a unirse a un programa para “trabajadores huéspedes” y aspirar después a la ciudadanía.

Paralelamente se aprobaron recursos millonarios para programas represivos que incluye el robustecimiento de la policía migratoria con ex combatientes en Irak, tecnificación de sistemas de vigilancia con aviones robot y cámaras infrarrojas, sin descontar la construcción de un muro de la ignominia de un mil en los 3 mil kilómetros de frontera.

Así, los legisladores se muestran complacientes con los patrocinadores de sus campañas electorales, ya que la ilegalidad de los trabajadores permite pagos de hasta el 80 por ciento menos que a un residente y en los campos agrícolas sureños podrían aumentar las utilidades al denunciar a los inmigrantes que les guardan sus ahorros y que sean deportados.

Si a esto se suma la timorata y genuflexiva posición del ex gerente de una embotelladora transnacional, Vicente Fox con el ex empleado del Banco Mundial, Luis Ernesto Derbez, que celebran el uso de balas de plástico contra los indocumentados y llaman a la prudencia a los mexicanos, pese a que representan ingresos nacionales por 20 mil millones de dólares anuales, la única opción de defenderse fue la movilización de ayer en los Estados Unidos.

Al margen de si existió real o ficticio apoyo de los mexicanos a los indocumentados, los candidatos presidenciales deben observar que el problema responde a la obediencia del mandato imperial para beneficiar a los 455 apellidos de Wall Street con la devastadora política económica que aumenta la miseria y por lo mismo, es la hora de iniciar la Segunda Restauración de la República.

 

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.