Make your own free website on Tripod.com

 


Arcano

 

¿Atomización masónica?

Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

La masonería mexicana celebra su segundo bicentenario con la ambición y avaricia de algunos de sus dirigentes que sirven, conciente o inconscientemente, a los intereses conservadores, atomizando a una corriente filosófica que entregó la sangre de sus mejores hijos en la formación de un Estado y la identidad de un pueblo.

Si bien se piensa que algunos franceses que huyeron de la represión imperial, tuvieron contacto con las logias británicas y llegaron a México en 1791, es en 1806 cuando el masón Enrique Muñiz forma la primera logia en la calle de las Ratas 5 (ahora Bolívar 73), casa del regidor virreinal Manuel Cuevas Moreno de Monroy y Luyando.

Los historiadores coinciden en que los enfrentamientos de masones escoceses y yorquinos se lograron matizar con el Rito Nacional Mexicano creado en 1825 a instancias del Presidente Guadalupe Victoria. En 1877 lo entregó el máximo dirigente y presidente del país, Porfirio Díaz, a la Gran Logia Valle de México, creada en octubre de 1865.

En la edición de 1987 de la Enciclopedia de México, Alejandro Ruiz documenta la existencia en 87 de 24 grandes logias en el país, encargadas del simbolismo que debe manejarse en autonomía y soberanía del filosofismo cuyo Supremo Consejo de Puente de Alvarado data de 1859 y el de Lucerna de 1944 con tendencia más política que masónica.

Un principio universal que olvidó el abogado laboral oaxaqueño Pedro Márquez Celaya, al frente de la Gran Logia Valle de México a partir del 21 de marzo de 2005, y sin asamblea de por medio, decretó el regreso de la institución a la Confederación de Grandes Logias Regulares que nació hace 50 años para corporativizar el voto de los liberales.

Su alianza con Francisco Zentella Sasso, delegado provincial y en forma irregular Teniente Gran Comendador del Supremo Consejo de Lucerna, para ungirlo como el próximo líder del filosofismo en febrero o marzo próximo, hizo que Márquez Celaya se adjudique la potestad de calificar de “irregulares” a las logias que carezcan del filosofismo para ordenar su expulsión en una clara injerencia a la soberanía de las 23 grandes logias del país.

Frente a este reportero, aceptó que se reunió en Oaxaca a finales de octubre y a principios de noviembre en Tonalá, Chiapas, con Herminio Moreno Gómez, líder de la Gran Logia de Chiapas, para “promover la unidad”, Una forma curiosa de buscarla al exigirle al tapachulteco la expulsión de 20 logias y quedarse con 7 que tienen miembros de Lucerna.

Fue depuesto Herminio Moreno Gómez y se dividió la masonería chiapaneca en dos grandes logias. Lo mismo sucedió en Baja California Norte, Quintana Roo y se intenta hacer en Sonora por el abogado laboral que dice “depurar” a la institución al dejar fuera a dirigentes de logias sin el mínimo respeto a la ley masónica y proteger la impunidad en su trabajo cotidiano a masones con denuncias penales por su irregular acción pública.

Un bicentenario de oscuridad en la Gran Logia Valle de México. Afortunadamente, existen masones comprometidos con el país y crearon en 2003 la Fundación Liberal la Patria es Primero así como el Consejo Masónico Mexicano que celebrará su tercera reunión en Cozumel, Quintana Roo del 25 al 29 de enero próximo. Una esperanza para terminar con el tercer exilio de Benito Juárez que inició el 1 de diciembre de 2000.

 

À

 

 

Arcano es una Marca Registrada por Publicaciones Aldehan, S.A. de C. V. Todos los Derechos Reservados.